viernes, 26 de septiembre de 2014

DISERTACIÓN DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DEL URUGUAY, TABARÉ VÁZQUEZ,

DISERTACIÓN DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DEL URUGUAY, TABARÉ VÁZQUEZ, DURANTE SU VISITA LA GRAN LOGIA DE LA MASONERÍA DEL URUGUAY: Señores, el Presidente de la República Oriental del Uruguay es el Presidente de todos los uruguayos y es en ese carácter, el de Presidente de todos los uruguayos, que vengo a la sede de la Gran Logia de la Masonería del Uruguay. Vengo como antes vinieron otros Presidentes de la República. Vengo como también he ido, por citar apenas algunos visitas, al Comando General del Ejército, a la Universidad de la República, a la Intendencia Municipal de Rivera, al PIT/CNT, al Arzobispado de Montevideo, a la nueva planta de CONAPROLE o a la Terminal Portuaria Cuenca del Plata. En estos sitios, como en tantos otros, hay ciudadanos uruguayos comprometidos con su país, con sus conciudadanos y consigo mismos. ¿Por qué, entonces, no han de tener los ciudadanos la posibilidad de invitar y recibir al Presidente de la República para considerar asuntos que hacen al devenir cotidiano de la sociedad y a la vida de cada uno de ellos? Conciudadanos: Podría ser ésta una visita de cortesía. Pocos minutos, un saludo protocolar y se acabó; misión cumplida. Sin embargo, no es ésa nuestra misión ni es ése nuestro estilo. Pero, además, en la actual circunstancia histórica del Uruguay, nuestra sociedad no necesita gestos; necesita estrategia de país; necesita políticas de desarrollo; y necesita acciones concretas que hagan realidad los anhelos y los derechos de tantos y tantos compatriotas.Los uruguayos no necesitamos protocolo; necesitamos reconocernos y dialogar para concretar esas políticas imprescindibles si queremos desarrollarnos como sociedad y consolidarnos como nación. Es con ese ánimo que quiero compartir con ustedes algunas reflexiones (muy preliminares y por tanto abiertas a aportes) sobre un tema importante, apasionante y a menudo polémico que sin duda no es nuevo en este ámbito ni es nuevo en el país: me refiero a la laicidad. Señores: ¿De qué hablamos cuando hablamos de laicidad? Responder esta interrogante requiere, en primer lugar, una precisión terminológica. No es un detalle menor. La palabra laicidad, como el término laicismo, derivan de laico pero, obviamente, laico, laicismo y laicidad no son lo mismo. Etimológicamente, "laico" deriva del griego "laos", que significa "pueblo", y de "ikos", sufijo que denota "pertenencia a un grupo. Así, entonces, en la Antigua Grecia la expresión "laico" se usaba en referencia a la población común en cuanto se grupo diferenciado de los gobernantes.Es en las primeras traducciones de la Biblia hebraica al griego que la palabra laico comienza a ser utilizada en tanto "cosa no consagrada a Dios". Así, por ejemplo, el "pan laico" o el "territorio laico" en contraste con el "pan consagrado" o el "territorio consagrado".Simultáneamente y poco a poco, la comunidad cristiana comienza a usar la palabra "laico" en referencia a los fieles que no ejercen un ministerio en la comunidad. Recién hacia la Edad Media los laicos, en el sentido de "fiel no consagrado al ministerio cristiano" dejan de ser una categoría sociológica para convertirse en una categoría religiosa. El famoso decreto del monje y teólogo Graciano en el año 1140 lo expresa claramente: "Hay dos clases de cristianos: los destinados al servicio divino y dedicados a la contemplación y a la oración, que se apartan del estruendo de las cosas temporales. Son los clérigos y consagrados a Dios ..... Hay otra clase de cristianos. Son los laicos pues laos significa pueblo. A éstos se les permite tener bienes temporales, pero sólo para su uso. Porque no hay nada más lamentable que despreciar a Dios por el dinero. Se les concede casarse, cultivar la tierra, actuar como jueces, pleitear, llevar ofrendas al altar, pagar los diezmos. Y de este modo se pueden salvar, siempre que, haciendo el bien, eviten los vicios". Lo que pasó después es una larga historia ya conocida y que no vamos a repasar aquí. En todo caso digamos que la palabra "laicismo" expresa la reacción a un largo proceso de desvalorización de lo laico y de intransigencia e intervención de las autoridades eclesiásticas en los asuntos civiles. También expresa el no menos extenso y complejo proceso de avances científicos; transformaciones sociales, culturales y económicas; y desarrollo del Estado moderno como tal así como aspectos específicos de algunos Estados en particular. El laicismo profesa la autonomía absoluta del individuo o la sociedad respecto a la religión, la cual pasa a ser un asunto privado que no ha de influir en la vida pública. Entonces, volviendo a la interrogante planteada hace un momento: ¿de qué hablamos cuando hablamos de laicidad? Señores: En nuestra opinión, la laicidad es un marco de relación en el que los ciudadanos podemos entendernos desde la diversidad pero en igualdad.La laicidad es garantía de respeto al semejante y de ciudadanía en la pluralidad. O dicho de otra manera: la laicidad es factor de democracia. Y si la democracia es, entre otras cosas, dignidad humana, autonomía y capacidad de decisión, la laicidad es generar las condiciones para que la gente decida por sí misma en un marco de dignidad.Desde esa perspectiva, la laicidad no inhibe al factor religioso. ¡Cómo va a inhibirlo si, al fin y al cabo, el hecho religioso es la consecuencia del ejercicio de derechos consagrados en tantas declaraciones universales y en tantos textos constitucionales!! La laicidad no es incompatible con la religión; simplemente no confunde lo secular y lo religioso. "Si fuera tan simple no habría tanta polémica.", estarán pensando en este preciso instante varios de ustedes. Es verdad: la polémica existe. Pero, ¡cuidado! Una cosa es la polémica y otra es el griterío. Una cosa es debatir sobre la laicidad en tanto marco siempre perfectible de relación entre los ciudadanos y otra, bien diferente y deplorable por cierto, es gritar en nombre de la laicidad o en contra de ella. Digo esto porque en nombre o en contra de la laicidad se grita mucho. También se calla mucho, justo es decirlo; en unos casos pretendiendo fortalecerla y en otros intentando exactamente lo contrario.Y digo también que quienes tanto gritan o tanto callan respecto a la laicidad no hacen más que vulnerarla en lo que ella significa como factor de democracia.Se falta a la laicidad cuando se impone a la gente. Pero también se falta a la laicidad cuando se priva a la gente de acceder al conocimiento y a toda la información disponible. La laicidad no es empujar por un solo camino y esconder otros. La laicidad es mostrar todos los caminos y poner a disposición del individuo los elementos para que opte libre y responsablemente por el que prefiera. La laicidad no es la indiferencia del que no toma partido. La laicidad es asumir el compromiso de la igualdad en la diversidad.Igualdad de derechos, igualdad de oportunidades, igualdad ante la ley, igualdad ante la vida .... Señores: Desde esta perspectiva creo que en materia de laicidad los uruguayos hemos hecho mucho, pero no hemos hecho todo.Lo que queda por hacer en materia de laicidad hemos de hacerlo entre todos, cada uno desde su propia identidad, y en diálogo con un proyecto de país con el cual todos podamos sentirnos identificados y en cuya construcción todos nos involucremos. Porque la laicidad, lejos de ser una isla, es un puente. Y lejos de ser un objeto de veneración, es una actitud cotidiana; cotidiana y humana.Tal vez pueda parecer una perogrullada hacer referencia al ser humano en una temática como ésta. Sin embargo, basta asomarse a determinadas realidades cotidianas para constatar también que nunca estará demás poner el acento en el hombre.¿Qué laicidad puede existir en la guerra o hay en el terrorismo?¿Qué marco de relaciones sobre bases de igualdad hay en una sociedad fragmentada?¿Qué puede significar la laicidad para quienes viven -mejor dicho, sobreviven- en el desamparo social?".... Señora: en este momento yo no creo en nada más, sino en que me estoy muriendo de hambre ...", respondió el famélico Cándido a una mujer que antes de darle un pedazo de pan le preguntaba si creía en Dios o acaso era el Anticristo. Señores: La laicidad, en tanto marco de relaciones humanas, ha de tener a los hombres y a las mujeres como raíz y horizonte.La laicidad, en lo que ella tiene de interacción entre lo secular y lo religioso, ha de tener al ser humano como razón y objetivo.Y la polémica -no el griterío, sino la polémica- sobre ese puente nunca perfecto pero siempre perfectible que es la laicidad, ha de tener también a la dignidad humana como objetivo fundamental e irrenunciable. Señores: Tal vez lo que he dicho no les ha resultado novedoso ni convincente y probablemente no sea "la verdad".Pero es mi visión de la verdad que pienso sobre esta temática. Y he querido compartirla con ustedes en tanto ciudadanos comprometidos con ustedes mismos, con sus semejantes, con esta institución y con nuestro país. Señores: Permítanme finalizar este encuentro refiriendo a "Natán el sabio", una obra escrita en 1778 por Gotthold Ephraim Lessing y que junto al "Ensayo sobre la tolerancia" de Locke y el "Tratado sobre la tolerancia" de Voltaire, es un clásico sobre este asunto.La obra de Lessing tiene por escenario a la Jerusalén en tiempos de las Cruzadas y sus protagonistas son Saladino, el sultán musulmán; Natán, un sabio judío; y El Templario, un guerrero cristiano. Las tres "fes" están enfrentadas y como cada una de ellas pretende ser dueña exclusiva de la verdad, la guerra continúa entre musulmanes y cristianos. Saladino quiere la paz y convencido de que si alguna de las partes en conflicto demostrara la verdad de su pretensión el conflicto se acabará, convoca a Natán y le pregunta: "Tú que eres sabio, demuéstrame por qué tu religión es la verdadera".Natán le responde con una parábola. Según la misma, un hombre rico poseía un anillo el cual tenía la cualidad de hacer a su portador querido por Dios y por los hombres. Durante generaciones ese anillo pasó en herencia al hijo predilecto del padre. Hasta que un padre se encontró con la difícil decisión de tener que elegir al heredero del anillo entre sus tres hijos igualmente queridos. Entonces decidió hacer dos réplicas del anillo original. Próximo a su muerte, cada hijo recibió un anillo pensando cada cual que tenía el único verdadero. Cuando se vieron los tres frente a frente, portando cada cual su anillo, empezó la guerra por el reconocimiento del anillo verdadero.Tras varios años de guerra y sufrimientos, los hermanos decidieron acudir a un juez para que dirimiera el caso. El juez les preguntó quién era el más querido por los demás, y como ninguno pudo responder, les dijo: "pensad que vuestro padre no os ha engañado, sino que quizás no quiso someterse a la tiranía de un único anillo verdadero". Y sentenció: "de ahora en adelante, cada uno de ustedes intentará hacer verdadero su anillo, esforzándose por ser querido de los demás". Señores: La parábola con que Natán responde a Saladino está inspirada en un relato oriental del siglo VIII.Tiene más de mil años, pero sigue tan vigente como entonces.Es que ni entonces ni ahora la verdad, la verdad tiene dueño. Nadie la tiene, pero todos la buscamos. Es un impulso humano.Y el fundamento de esa búsqueda es, precisamente, nuestra común condición de humanos.Natán -auténtico signo del hombre moderno- enseñó que antes que judíos, cristianos o musulmanes, somos humanos y como tales buscamos "ser queridos por los demás" o, dicho de otra manera, "ser mejores" . "Ser mejores" no es lo mismo que "tener más". Es mucho más importante. "Ser mejores" es reconocerse en los semejantes y entre todos, en ese marco de relaciones desde la diversidad y en igualdad que es la laicidad, construir un Uruguay mejor para todos. Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Libro “Masonería en la Revolución de Mayo. Influencia en el pensamiento político”

Libro “Masonería en la Revolución de Mayo. Influencia en el pensamiento político”
La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones y a la Universidad de Buenos Aires auspician esta primera edición de nuestro libro “Masonería en la Revolución de Mayo. Influencia en el pensamiento político”, constituyéndose en el primer libro impreso por la editorial de la Gran Logia de la Argentina “Ediciones Masónicas Argentina”. Una investigación del Centro de Estudios para la Gran Reunión Americana, del Equipo de investigación: Ricardo Romero, Roberto Sahakian, Verónica Baston, Antonio Las Heras, Nicolás Breglia, Andrea Marisa Romandetti Dasso, Jorge Cabezas, Sylvia Ruz Moreno, Germán Boure, María del Carmen Romano, Mario Luján Benítez Reyes y textos de Emilio Corbière.